Febrero 2020

¿En qué consiste la regla de las 3R: Reducir, Reciclar y Reutilizar?

21 Viernes

Por malcolm

A diario se producen demasiados residuos, como consecuencia de esto el volumen de la basura ha crecido desorbitadamente, incrementando su toxicidad lo cual es grave para el problema ambiental que nos aqueja. Por lo tanto, nos urge dejar la cultura de “usar y tirar” y poner en práctica la regla de las 3R, pero ¿Qué significa esto?

La regla de las 3R  es básicamente usar tres palabras claves: Reducir, Reutilizar y Reciclar; esta iniciativa fue fomentada por la ONG GreenPeace con la finalidad de disminuir la producción de residuos y con ello conservar el medio ambiente. La intención es cambiar nuestros hábitos de consumo, haciéndolos sostenibles y responsables para contribuir borrando nuestra huella de carbono.

REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR

1. REDUCIR

Si hacemos una reducción de nuestro consumo, energético o de bienes materiales, aportamos con la disminución del problema; es decir, simplificar el uso de productos directos a la acumulación de residuos, o sea todo aquello que se compra y se consume, un ejemplo simple de esto es comprar dos botellas grandes de agua en vez de comprar 6 que contengan la misma cantidad de mililitros, no pedir más bolsas en los supermercados, reducir el uso de papel, etc. Si hablamos del consumo energético, este produce numerosos desechos nucleares o de CO2.

Si se reduce el consumo, disminuimos el impacto en el medio ambiente; esta práctica está ligada a la concientización y educación.

Te damos algunos consejos:

  • Comprobar el lugar de procedencia y dar prioridad a los productos que han sido elaborados más cerca de nosotros.
  • Escoger productos cuyo proceso de embalaje o envoltorio no sea excesivo o esté fabricado con materiales que puedan ser reciclados con mayor facilidad.
  • Sustituir las bolsas de plástico de las compras por bolsas de materiales reutilizables.
  • Descartar o disminuir en lo posible el uso de plásticos.
  • Reducir el consumo de productos tóxicos ya que estos dañan el medio ambiente.
  • Reducir el consumo de energía, mediante un uso eficiente de los aparatos eléctricos (poner las lavadoras llenas y no a media carga, apagar aparatos que no estemos utilizando no dejándolos en «stand by»).
  • Reducir el consumo de agua, cerrando bien los grifos, reduciendo el tiempo que estamos en la ducha o lavándonos las manos.

2. REUTILIZAR

Este hábito se trata de prolongar la vida útil de los productos que compramos, dándoles una segunda utilidad antes de que llegue la hora de deshacernos de ellos de manera definitiva para disminuir la cantidad de residuos. Dejar atrás el “usar y tirar”, esta tarea suele ser la que menor atención recibe y no solo ayuda a reducir la contaminación, sino que también es amable con nuestro bolsillo.

Te damos algunos ejemplos de como desarrollar tu imaginación y poner un poco de originalidad a tu vida:

  • Hacer instrumentos musicales con materiales reciclados.
  • Reciclar las tapas de las botellas.
  • Utilizar el agua que usamos para hervir o lavar verduras y frutas para regar nuestras plantas o limpiar el piso.
  • Usar las hojas por el lado contrario.
  • Reusar cajas y embalajes.
  • Usar envases retornables.
  • Rediseñar nuestras prendas de vestir y darle nuevos usos.

3. RECICLAR

La última «R» se basa en darle a los desechos un tratamiento para obtener nuevos productos, esto puede ser aplicado desde hábitos domésticos hasta regulaciones de orden internacional.

Debemos comprender que la tarea principal que tenemos es seleccionar y separar nuestros desechos, luego colocarlos en los contenedores que corresponden según color o tipo de residuo; para esto puedes visitar nuestras estaciones afuera de Plaza vea y Vivanda, así como también nuestras Ecoboxes en Wong de Chacarilla y Ovalo Gutierrez, visita nuestras redes sociales para más información.

Algunos ejemplos de Reciclaje:

  • Reciclando el vidrio conseguiremos que pueda llegar a reutilizarse unas 40 veces.
  • Reciclando el papel y cartón evitaremos que se talen más árboles.
  • Reciclando plásticos, que son materiales no biodegradables, disminuiremos el impacto sobre el medio ambiente.
  • Reciclando materia orgánica de origen doméstico y vegetal, se puede obtener material para el abono de la tierra

 

En resumen, Reducir, Reutilizar y Reciclar son acciones tan fáciles como necesarias; tener hábitos de vida sostenibles y aportar para cubrir los daños ocasionados al planeta, son nuestra responsabilidad como habitantes de la Tierra, además es la única forma de preservar y disfrutar de nuestro entorno.

Es hora de aplicar las “3R en nuestras vidas, no solo nos hará sentir bien al tomar conciencia de lo que consumimos para cuidar al medio ambiente, sino que nos ayudará a ahorrar y desarrollar nuestra creatividad al buscar formas de darles nuevos usos a todo aquello que pensábamos desechar.

¿Y tú, ya lo estás aplicando?